adictos al jet lag

Dosis periódicas de combinados de viajes, festivales de cine y buena comida

Uzbekistán DÍAS 4 y 5: Jiva

(Martes 19 de Julio)

A las 8 de la mañana despega nuestro avión hacia Jiva, y hay que llegar al aeropuerto con bastante antelación, así que nos toca madrugar. A las 11 de la mañana ya estábamos en Jiva preparados para empezar las visitas. Fuimos caminando por fuera de la muralla hasta llegar a la puerta principal, la entrada oeste. Visitamos la Madrassa Mohamed Amir Khan, que actualmente es un hotel con un bonito patio, con el famoso minarete Kalta Minor en su entrada, y la mezquita Juma, sencilla a la par que bonita con sus 200 columnas de madera. Hoy la comida la hacemos en el restaurante «Cafe Zarafshon» situado al lado de la mezquita Islam Kodja. El lugar tiene su encanto, y la comida estaba buena, aunque tampoco espectacular.

Tenemos la tarde libre, así que volvemos al hotel a descansar mientras el sol pega fuerte, y por la tarde salimos a dar un paseo por esta preciosa ciudad. Merece la pena pasear por todas sus calles, admirando cada rincón más bonito que el anterior, y mucho mejor a última hora de la tarde que es cuando guardan los chiringuitos de recuerdos para los turistas y se muestra la ciudad tal y como es.

Subimos al minarete de Islam Kodja sobre las 18:30, y contemplamos unas bonitas vistas de la ciudad con la llamada a la oración de fondo (de las pocas llamadas que escuchamos en Uzbekistán, ya que no en todos los lugares está permitida). La escalera es bastante empinada y no hay barandilla, así que no es una subida para cualquiera.

Vistas desde el minarete Islam Kodja

Vistas desde el minarete Islam Kodja

Volvemos al hotel para cenar, y a descansar hasta el día siguiente.

 

(Miércoles 20 de Julio)

Hoy seguimos con las visitas en Jiva. En primer lugar el mausoleo de Pahlavan Mahmud, con una bonita cúpula y muy recomendable para poder ver a la gente local rezando.

Visitamos la madrassa Islam Khodja (Por dentro tampoco tiene nada de especial), y desde aquí nos dirigimos al mercado, muy amplio y muy limpio, donde venden principalmente fruta, verdura y frutos secos. Es muy interesante ya que se puede ver la vida de la gente local, fuera de las «turistadas».

Después del mercado visitamos el palacio de Tash Hovli, con sus bonitos patios decorados con mosaicos azules, la madrassa de Kutlug Murad Inaq y la madrasa de Muhammad Amin Khan (Ambas madrasas son mas bonitas por fuera que por dentro). Por último visitamos el palacio Kunya-ark, que como palacio no tiene nada de especial, pero en el que no te puedes perder las vistas desde la muralla, impresionantes!

Comimos en el restaurante Mirza Bashi, una agradable terraza al aire libre donde comimos nuestro primer plov, sencillo pero bien cocinado y con un buen sabor.

Plato de Plov en el restaurante Mirza Bashi

Plato de Plov en el restaurante Mirza Bashi

Después de comer fuimos al hotel a descansar y a evitar el ardiente sol de Julio, y salimos por la tarde a recorrer las calles de nuevo. Esta vez llegamos hasta la muralla norte, ya que se puede subir y recorrer parte del muro. Es muy interesante pasear por la zona menos turística de Jiva y poder ver la forma de vida de la gente de la zona.

De nuevo cenamos en el hotel, y volvimos a salir por la noche para poder ver Jiva con los monumentos iluminados. Nos sorprendió la seguridad que se siente en sus calles, incluso siendo completamente de noche.

 

[Todas las etapas de la ruta y el mapa completo en: https://www.adictosaljetlag.com/index.php/diario-de-uzbekistan/]

1 Comentario

  1. Hola chicos,
    un viaje muy interesante, sin duda.
    Bsssss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2019 adictos al jet lag

Theme by Anders Noren edited by adictosaljetlagArriba ↑