Martes 18 de Julio de 2017

Hoy ya toca salir de Kioto así que cogemos las maletas y nos montamos en el metro camino a la estación. En la estación dejamos las 2 maletas grandes en las taquillas y llevamos en la mochila lo justo para pasar una noche fuera. Las taquillas grandes cuestan 700¥ al día cada una, así que al meter las maletas en las taquillas pagamos 1.400¥ por un día y al recogerlas, como habían pasado 2 días, nos tocó pagar otros 1.400¥ más.

Cogimos el tren de las 8:23 que llega a Himeji a las 9:16. Dejamos las mochilas en las taquillas de la estación (300¥ una taquilla pequeña) y nos ponemos rumbo al castillo con paraguas en mano porque de nuevo llovía. El camino desde la estación hasta la explanada del castillo son unos 20 minutos, pero se hace un pelín largo. La entrada cuesta 1000¥ o 1040¥ si incluimos unos jardines. Si, la diferencia es de sólo 40¥ (aprox. 0,40€), así que cogimos la entrada que incluye el castillo y los jardines aunque al final no nos dio tiempo a ver los jardines así que no sabemos si realmente merecen la pena. El castillo es precioso, tanto por dentro, muy bien cuidado, como el exterior, impresionante. Merece mucho la pena parar a verlo de camino a Miyajima.

Cuando nos quisimos dar cuenta ya eran las 11:20 y el tren de vuelta lo teníamos cogido para las 12:03 así que no nos dio tiempo ni de ver los jardines ni de comer. Fuimos derechos a la estación, recuperamos la mochila de las taquillas y cogimos un obento para comer durante el viaje (que también es algo típico que todo turista debe probar…). No sé si tuvimos mala suerte con la elección, pero la verdad es que el obento no estaba demasiado bueno…

Obento que cogimos en la estación de Himeji

Desde Himeji fuimos hasta Miyajima, cambiando de tren en Hiroshima (A la vuelta visitaremos Hiroshima) y cogiendo el ferry de las 15:25. Nos alojamos en Grand Hotel Arimoto y como habíamos avisado al hotel de la hora de llegada, en la estación de ferry estaba esperándonos un mini bus del hotel que nos llevó hasta allí. La habitación es impresionante, enorme, nueva, limpia, con una zona tradicional de tatami con una mesita, y otra zona con la cama y una enorme cristalera con vistas a la bahía.

Vistas desde la habitación del Grand Hotel Arimoto

Descansamos un poco en el hotel tomando un te y disfrutando de las vistas desde la habitación y sobre las 16:15 salimos hacia el templo Daishō-in. Merece la pena ver este templo, tiene muchos recovecos muy interesantes a lo largo de la ladera de la montaña, y a esa hora es super tranquilo porque hay muy poca gente. Cierran a las 17:00, y allí estuvimos hasta que cerraron.
Después fuimos al famoso Itsukushima. La verdad es que es precioso, con sus pasillos rojos que parece que flotan sobre el mar y con el torii de fondo, una estampa de postal.

A las 18:00 pasamos por la calle de las tiendas pero estaba ya todo cerrado así que volvimos al hotel, que teníamos la cena a las 19:30. A las 19:10 nos llamaron a la habitación diciendo que ya teníamos la cena lista, ¿como? pues si que tienen prisa… ¡Si habíamos reservado a las 19:30!. La cena la verdad es que nos decepcionó… quizá teníamos las expectativas muy altas, pero los platos no nos gustaron demasiado. También es cierto que no nos dieron ninguna explicación de los mismos, así que no sabíamos ni lo que era cada cosa ni como teníamos que comerlo. Cuando llegamos ya había varios platos en la mesa, e incluso había uno con pescado crudo que comenzamos a comer como sashimi y que resulta que era para echarlo en un bol de agua hirviendo que trajeron bastante después. Además nos trajeron los últimos platos y el postre todo junto (se notaba que querían recoger ya, eran las 20:45). Nos ofrecieron hacernos unos onigiris con el arroz que había sobrado (la verdad es que el arroz estaba buenísimo, fue lo que más nos gustó) que nos vinieron de perlas para el día siguiente.

Cena en Grand Hotel Arimoto

Sobre las 22:00 salimos a ver el torii iluminado por la noche y a hacer alguna foto. La marea estaba baja pero no lo suficiente como para ir andando hasta el torii (la marea más baja era a las 23:30) así que simplemente lo vimos desde lejos. En esta página web se pueden ver las horas de las mareas en el apartado de «High Tides Low Tides»: http://www.tides4fishing.com/jp/hiroshima/itsukushima  que viene bien para planificar las horas de visita. Teníamos idea de esperar a que bajase del todo la marea pero la ciudad por la noche está completamente muerta, casi sin iluminar y no hay nada que hacer, así que nos volvimos al hotel.

 

Nuestras notas:

Castillo de Himeji
Daisho in
Itsukushima