Miércoles 19 de Julio de 2017

Hoy nos hemos puesto el despertador bien temprano, sobre las 6 de la mañana, para poder volar el dron junto al torii. A esa hora ya hay mucha luz pero no se ve a nadie por la calle y se respira una paz increíble.

 

Volvimos al hotel y bajamos a desayunar sobre las 7:30. Habíamos pedido el desayuno japonés, y estuvo bien pero tampoco nos pareció una maravilla. De nuevo había muchas cosas que no sabíamos lo que eran. Lo que más nos gustó fue el salmón, con un sabor ahumado buenísimo.

Desayuno japonés en el Grand Hotel Arimoto (Miyajima, Japón)

Estábamos muy cansados y habíamos madrugado mucho así que volvimos a la habitación a echar una pequeña siesta para reponer fuerzas y sobre las 10:00 salimos del hotel. El check out es justo a las 10 de la mañana, así que dejamos una mochila en recepción para no tener que cargar con ella y desde allí nos pusimos rumbo al teleférico. Hay un shuttle que te lleva desde el principio del parque hasta la estación del teléferico, pero pasa cada 20 minutos y como acababa de pasar decidimos continuar caminando. Son unos 10 minutos andando y vas cruzando un parque así que no se hace demasiado pesado.

El viaje de ida y vuelta en el teleférico cuesta 1.800¥ y la verdad es que nos gustó mucho, tanto la propia subida porque va sorprendiendo el ir subiendo más y más por una montaña que desde abajo no parecía tan alta, como las vistas desde arriba. Es altísimo!! A las 10:45 ya estábamos en el primer mirador y después de hacer unas fotos cogimos el camino hacia el santuario. El camino se nos hizo bastante duro (influyó mucho el calorazo que hacía). Son continuamente cuestas y escaleras primero bajando y luego subiendo, y lo mismo para volver. No hay un solo tramo recto! Tardamos aproximadamente 20 minutos en llegar desde el teleférico al santuario Misen Hondo y desde allí nos volvimos (no subimos hasta el mirador del monte misen porque eran otros 10 minutos más de ida y otros 10 de vuelta y estábamos rendidos). El santuario Misen Hondo es interesante pero no hay ninguna vista desde allí así que quizá en pleno verano con el sol pegando a tope no merezca demasiado la pena llegar hasta él teniendo en cuenta el camino que hay que recorrer. No sabemos si el mirador de la cima merece la pena. Un apunte: las mismas botellas de agua que venden en la zona del teleférico las venden también aquí arriba pero al doble de precio 250¥, así que os recomendamos comprar agua antes de subir :).

Os dejamos aqui un mapa de la ruta, útil porque incluye el tiempo que se tarda entre un punto y otro:

Mapa de la ruta por el monte misen
via: http://miyajima-ropeway.info/en/map-for-strolling/index.html

El teleférico pasa cada 15 minutos, y para volver cogimos el de las 12:00 que tarda unos 20 minutos en llegar hasta abajo. Entre las 12:00 y las 13:00 el shuttle no tiene servicio así que de nuevo volvimos andando hasta el hotel a recoger las mochilas y por el camino nos comimos un interesante helado de nata con patata dulce por 350¥.

De camino al muelle pasamos por el santuario Toyokuni también conocido como Senjokaku que significa «pabellón de mil tatami» porque la estructura es tan amplia que podría ser prácticamente cubierta con mil esteras de tatami. Merece la pena verlo, impresiona una estructura tan grande construida completamente de madera y la entrada cuesta solamente 100¥.

Después de caminar por la calle comercial haciendo algunas compras cogimos el ferry de las 13:40 y posteriormente el metro para llegar a Hiroshima.


En la estación de Hiroshima, igual que en todo Japón, hay taquillas, así que por 300¥ dejamos allí la mochila más pesada y las bolsas con lo que habíamos comprado en Miyajima y salimos hacia la parada de tranvía, por la salida sur girando hacia la izquierda.  El billete hasta la zona del memorial cuesta 160¥ y tarda unos 25 min. Nosotros cogimos el tranvía de las 14:50.

Lo primero que vimos fue el monumento de la paz, que es el único edificio de la zona que quedó en pie tras la explosión de la bomba atómica y que han mantenido tal cual quedó el 6 de agosto de 1945. Alrededor han construido un parque con varios monumentos conmemorativos entre los que destaca el cenotafio con la llama de la paz de fondo, donde se encuentran los nombres de todas las personas que murieron a causa de la bomba.

Después de dar un paseo por el parque, a las 15:30 entramos al museo. El museo está bien, pero quizá nos decepcionó un poquito. Seguramente sea porque la sala principal está cerrada por reformas (hasta julio de 2018) pero se nos hizo muy pequeño y todo eran vídeos y carteles con mucho texto para leer en ingles. En la planta baja han puesto algunos de los objetos que estaban en la sala principal pero era una zona muy pequeña. En visitar el museo tardamos una hora y cuarto aproximadamente.

Hiroshima es famosa, a demás de tristemente por la bomba nuclear, por sus okonomiyaki, asi que tiramos de tripadvisor y fuimos directos a comer un okonomiyaki en uno de los sitios mejor valorados de la zona Okonomiyaki Nagata-ya. El Okonomiyaki te lo traen ya hecho desde la cocina, y simplemente te lo colocan en la plancha donde lo cortas y lo comes. Fué el primer okonomiyaki que comimos pero nos pareció que estaba buenísimo.

Menu del restaurante Okonomiyaki Nagata-ya

Okonomiyaki Original del restaurante Okonomiyaki Nagata-ya

De nuevo cogemos el tranvía y vamos hasta la estación donde cogemos el tren de las 17:47 dirección Kobe.


En Kobe al final no nos dio tiempo a visitar nada. Llegamos a las 19:10, y entre salir de la estación, dejar los bultos pesados en la taquilla y coger el metro que te lleva al centro se pierde bastante tiempo. Teníamos varios restaurantes apuntados, algunos estaban cerrados y otros estaban llenos, pero finalmente terminamos en Kobe Steak Restaurant Moriya Sannomiya a las 19:50. Tiramos la casa por la ventana y pedimos de lo mejorcito que tenían en la carta: solomillo de Kobe y filete de Kobe (no sabemos de que zona del buey es el filete…). Te ponen unos aperitivos y unas verduras, que para nuestro gusto nos sobraban. El solomillo estaba muy bueno, quizá muy hecho para nuestro gusto y eso que lo pedimos poco hecho, pero el filete le dijimos al cocinero que lo hiciera menos (que por cierto parece que no le hizo demasiada gracia que le dijéramos como hacer su trabajo…) y estaba impresionante.  La cuenta nos salió por unos 300€, pero era algo que queríamos hacer, comer un filete de Kobe en Kobe y nos alegramos de haberlo probado. Eso sí… no repetiríamos, ni lo recomendaríamos. Creemos que por ese dinero puedes comer muchas cosas mas deliciosas que la carne de Kobe…

 

Teníamos reservados los asientos en el Shinkansen hacia Kyoto a las 21:12 que por supuesto perdimos, pero cogimos un tren JR de vuelta a las 21:56 llegando a Kyoto a las 22:49. La verdad es que fue muy una experiencia muy interesante ir en ese tren porque coincidimos con todos los «salary man» que volvían a casa después de ver un partido. Alguno incluso vomitando en la estación… todo un show.

Mañana a primera hora salimos hacia Takayama así que teníamos cogido un hotel en Kyoto cerca de la estación: Sakura Terrace The Gallery. El hotel está muy bien, moderno y nuevo y perfecto para lo que buscábamos: tener que madrugar lo mínimo posible.

 

Nuestras puntuaciones:

Miyajima – Teleférico de Miyajima
Miyajima – Misenhondo Shrine
Miyajima – Toyokuni Shrine (Senjokaku)
Hiroshima – Parque de la Paz
Hiroshima – Museo conmemoriativo de la paz

Aquí os dejamos el mapa con todos los sitios que nosotros visitamos en Himeji, Miyajima, Hiroshima y Kobe durante los 2 días, y algún otro que llevábamos anotado pero que al final no vimos

Nuestros favoritos Imprescindible
Interesante
Prescindible
Muy bueno
Normal
Malo
Lugares/Restaurantes que parecen interesantes pero que no hemos visitado