Sábado 15 de Julio de 2017

Nos despertamos a las 9:30 de la mañana y lo primero que hacemos es ir al mercado Nishiki, pasando en primer lugar por el templo Nishiki Tenman-gū, pequeñito y curioso de ver aprovechando que visitas el mercado. Este mercado nos ha gustado bastante más que el de Osaka, es más grande , bastante mas barato, y tiene muchas tiendecitas muy curiosas, principalmente de comida para tomar allí. Comimos varios pinchos: un pulpito (no nos gustó demasiado), 200¥, una bola de pescado de patata y mantequilla (curioso, con bastante sabor a pescado aunque con textura de pastel de patata), 450¥, un pincho de tortilla relleno de arenque, 130¥, y Hanami Dango unas bolas de arroz dulce de colores, 173¥.

Comida en el mercado Nishiki

Cerca del mercado cogimos el bus sobre las 11:15 hacía uno de los templos mas famosos de Kioto: El templo Kinkakuji, más conocido como templo Dorado. El templo es muy bonito y lo mas impresionante son las vistas desde el lago justo a la entrada, merece la pena sin duda verlo. Lo único malo es que estaba hasta los topes de gente, así que lo visitamos siguiendo la fila de gente que recorre la ruta que ya tienen marcada y hacer la visita de esta manera pierde todo el encanto. No es muy grande así que se visita bastante rápido.

A las 12:30 salimos del primer templo, y como ya habíamos comido bastante en el mercado decidimos ir directamente al resto de templos de alrededor en lugar de buscar un sitio para comer.

Con el calor que hacía en julio, el ir en bus de templo en templo nos parece imprescindible así que recomendamos sin duda coger el bono de un día para visitar esta zona (Kyoto City Buss One-Day Pass) que se compra directamente al propio conductor del autobús por 500¥ (un solo billete ya cuesta 230¥ independientemente del número de paradas así que merece la pena). Hay una parada justo en la puerta de cada templo y la frecuencia de los buses es bastante buena así que es muy cómodo visitar los templos de esta zona de esta manera. Google maps funciona muy bien con el transporte de Kioto así que nosotros lo usamos un montón para saber que bus coger y en que parada.

La siguiente parada de nuestra ruta fue el templo Ryōan-ji. Es el que menos nos gustó de los 3 templos que visitamos ende la zona. Lo mas famoso de este templo es su jardín seco, pero a nosotros no nos llamó nada la atención. Hemos visto otros jardines zen mucho mas bonitos que este. Creemos que la visita a este templo (con sus correspondientes 400¥ de entrada) es totalmente prescindible.

Al tercer templo, Ninna-ji, también nos acercamos en bus. La puerta de entrada impresiona nada más verla desde la calle. Justo al entrar, en la parte izquierda, se encuentra el complejo Goten que requiere pagar una entrada de400¥ para visitarlo. Nos pareció muy bonito, con varias habitaciones y pasillos de madera rodeados de jardines, suelos de tatami, y sobre todo con mucha menos gente que los otros dos templos. Se respiraba paz en sus pasillos. Creemos que merece la pena pagar la entrada para visitarlo. La zona gratuita al fondo del complejo también es muy recomendable, con una pagoda de madera de 5 pisos, y varios pequeños templos muy interesantes.

Complejo Goten en el templo Ninna-ji

Desde Ninna-ji no hay bus directo hasta el castillo de Nijō, nuestra siguiente parada, así que cogimos un bus hasta el templo dorado, y desde ahí otro hasta el castillo de Nijō, al que llegamos sobre las 15:00. La puerta exterior de entrada al complejo es meramente defensiva así que no tiene ningún tipo de decoración, todo lo contrario de la segunda puerta Karamon, de madera y con unos bonitos adornos dorados. Desde ella accedemos al primer palacio Ninomaru cuyo principal interés son los famosos «pasillos del ruiseñor». Nosotros hicimos el recorrido bastante rápido sin detenernos en las salas porque había tanta gente que hacía muchííísimo calor (y la verdad es que olía bastante mal…). Al salir de Ninomaru, la ruta te lleva hacia la zona del foso interior donde se encuentra el palacio y los jardines Honmaru. El lugar es muy bonito, rodeado de jardines, merece la pena verlo sin duda. Nosotros hicimos la visita de todo el castillo en más o menos una hora, aunque es cierto que no nos detuvimos demasiado en ningún punto.

A esta hora ya teníamos hambre así que fuimos a un restaurante de curry que teníamos apuntado cercano al palacio, Kissachiroru. El curry estaba muy bueno, aunque no llegaba al nivel del que comimos en Nara. Eso sí, la cafetería (más que un restaurante era una cafetería) nos gustó bastante, llena de japoneses unos tomando café y otros comiendo curry (es lo bueno de que no aparezca en TripAdvisor, que no había ni un solo turista)

Restaurante/Cafetería Kissachiroru

Plato de Curry

Desde aquí ya cogimos el metro hasta nuestro hotel (en esta ocasión el metro era lo mas rápido) para ducharnos y descansar un rato.

Después de una siesta, a las 8 salimos a la segunda noche yoiyoiyama. Esta vez la calle Karasuma sí que estaba cortada al tráfico y es increíble los cientos de casetas que colocan a ambos lados de la calle en las que sobre todo venden comida y en las que también montan algún que otro juego para los niños. El ambiente es increíble, con un montón de gente y de familias vestidos con sus kimonos comiendo pinchos en la calle. Si estás en Kioto en esas fechas es algo que sin duda no te puedes perder.

Esta vez comimos una especie de crep con un huevo por encima (no estaba mal, pero le faltaba sabor), una pata de pulpo que no nos gustó nada porque estaba durísima, pollo frito (se dejaba comer pero tampoco era nada memorable) y de postre unas uvas con caramelo (buenísimas), un plátano con chocolate, y un dorayaki hecho al momento relleno de chocolate muy bueno también.

Dulces en las noches yoiyoiyama

Sobre las 10 de la noche ya volvimos al hotel, aunque seguía quedando un montón de gente aún de fiesta.

 

Nuestras puntuaciones:

Nishiki Market
Templo Kinkakuji (Pabellon Dorado)
Templo Ryōan-ji
Templo Ninna-ji
Castillo de Nijō

 


Aquí os dejamos el mapa con todos los sitios que nosotros visitamos en Kioto durante los 3 días, y algún otro que llevábamos anotado pero que al final no vimos

Nuestros favoritos
Imprescindible
Interesante
Prescindible
Muy bueno
Normal
Malo
Lugares/Restaurantes que parecen interesantes pero que no hemos visitado