Viernes 27 de Julio de 2018

Hoy tenemos un día tranquilo visitando las grutas de Yungang y el resto de la ciudad de Datong. Nos recogen la guía y el chofer a las 9:00 en nuestro hotel y a las 10:00 ya estamos entrando en las grutas de Yungang. El mega proyecto turístico del alcalde de Datong no incluye solo la reforma de la parte antigua de la ciudad (incluida la construcción desde cero de la muralla), sino que también está modernizando las atracciones turísticas, y es que lo primero que llama la atención es todo lo que han construido alrededor de las grutas: una entrada y una recepción gigantescas, un templo con 3 salones enormes rodeados de un lago, jardines… todo a lo grande y con ese aire a «port aventura» que le hace perder todo el encanto. Tardas más tiempo en recorrer todo el complejo que las propias grutas, pero una vez que llegas a ellas, no puedes dejar de mirarlas. Cada gruta te parece mejor que la anterior, es increíble la decoración que tienen por dentro, con todo ese detalle, y los colores, impresionante! Y es más que recomendable ir con guía porque hay un montón de historias y detalles en los que fijarse en cada una de las grutas que si vas por tu cuenta te perderás.

Interior de una de las grutas Yungang

A las 12:15 salimos de las grutas y volvemos a la ciudad de Datong para visitar el monasterio Shanhua. Es interesante y estaba completamente vacío, pero tampoco es imprescindible.

De nuevo nos dejamos aconsejar por la guía y sobre las 13:00 comimos en un restaurante especializado en dumplings justo en la rotonda de la torre del tambor, en el que también podías ver cómo elaboraban los dumplings a través de un cristal. Pedimos unos dumplings de gambas buenísimos, otros de cerdo tostados por la parte de abajo que también estaban muy buenos, y un pan chino que no tenía ni punto de comparación con la “fritanga de pan chino” que nos venden en los restaurantes de España… este estaba buenísimo! Esto y 2 cervezas nos costó aproximadamente 150¥ (No llega a 20€).

Dumplings de gambas

El auténtico pan chino

Terminamos de comer sobre las 14:00 y hasta las 15:00 que teníamos previsto salir hacia la estación tuvimos tiempo libre para pasear por la zona, así que nos acercamos al muro de los 9 dragones. La entrada está muy cerca del centro de la ciudad y es gratuita, pero tampoco es nada del otro mundo. Subimos también a la torre del tambor, la entrada también es gratuita y está en el centro de la ciudad así que es interesante subir para ver las vistas de las 2 calles principales.

Cuando diseñamos la ruta valoramos la opción de hacer el traslado de Datong a Pingyao en coche, pero la agencia nos recomendó el tren porque sale mucho mas barato (De la otra forma habría que pagar el chofer y el coche), es más cómodo, el tiempo de trayecto es similar, y porque durante la ruta de Datong a Pingyao no ninguna visita demasiado interesante de realizar (Teníamos anotado el paso de Yanmenguan pero, habiendo visitado ya la muralla en Pekin, en la agencia no nos recomendaron especialmente esta visita). El tren de Datong a Pingyao es un tren regional, no un tren rápido, así que el trayecto dura unas 6 horas… Hay mucha gente que toma el tren nocturno y aprovecha para hacer noche, pero nosotros no tenemos buenos recuerdos del tren nocturno de Sapa (Ver la etapa en nuestro diario de Vietnam), así que preferimos ir en el tren por la tarde y poder dormir en el hotel por la noche.

A las 16:40 sale nuestro tren y estuvimos en la estación un buen rato esperando hasta que a las 16:10 abren las puertas. ¡¡¡Sálvese quien pueda!!! Después de codazos y empujones a los que ya nos estamos acostumbrando en las colas chinas conseguimos pasar el torno y entrar en el tren. Hay poco sitio para las maletas así que es recomendable ponerse pronto en la «cola». Tenemos cama dura (cuando compramos el billete ya no quedaban plazas en cama blanda) y la verdad es que no está mal porque sí que tiene colchón, no es tan dura 🙂 . Hay 3 niveles de literas y nosotros tenemos la planta de abajo que es la más cómoda porque puedes ir sentado durante todo el trayecto y tiene una mesita entre las dos camas. Los pisos superiores no tienen suficiente altura como para ir sentado, así que la gente que tiene esas camas utiliza unos asientos abatibles en el pasillo. Un dato importante: En el vagón no hay enchufes así que procurad cargar el móvil a tope antes de entrar porque son 6 largas horas de viaje.

Tren de Datong a Pingyao

Sobre las 21:00 apagan las luces del tren para que la gente pueda dormir. No te tienes que preocupar en quedarte dormido y saltarte la parada porque el revisor lleva apuntados todos los billetes y se encarga de avisarte en la parada anterior a la tuya (eso sí… el revisor no tiene ni papa de inglés, pero con un simple gesto es suficiente 🙂 ).

Llegamos a Pingyao a las 00:11 y la verdad es que, cómo ya íbamos mentalizados, el trayecto no se nos hizo tan largo. El chofer vino a recogernos a la estación, y nos llevó directamente al hotel. A esas horas las calles están completamente muertas… los coches no pueden entrar en la zona interior de la muralla pero parece que fuera del horario comercial sí es posible porque vimos un montón de coches descargando mercancía en las tiendas y nuestro chofer nos dejó justo a la puerta de nuestro hotel, Water Hotel (89€ la noche), en plena parte antigua de la ciudad.


Aquí os dejamos el mapa con todos los sitios que nosotros visitamos en Datong durante los 2 días, y algún otro que llevábamos anotado pero que al final no vimos

Nuestros favoritos Imprescindible
Interesante
Prescindible
Muy bueno
Normal
Malo
Lugares/Restaurantes que parecen interesantes pero que no hemos visitado