Hoy tenemos un día tranquilo visitando las grutas de Yungang y el resto de la ciudad de Datong. Nos recogen la guía y el chofer a las 9:00 en nuestro hotel y a las 10:00 ya estamos entrando en las grutas de Yungang. El mega proyecto turístico del alcalde de Datong no incluye solo la reforma de la parte antigua de la ciudad (incluida la construcción desde cero de la muralla), sino que también está modernizando las atracciones turísticas, y es que lo primero que llama la atención es todo lo que han construido alrededor de las grutas: una entrada y una recepción gigantescas, un templo con 3 salones enormes rodeados de un lago, jardines… todo a lo grande y con ese aire a “port aventura” que le hace perder todo el encanto. Tardas más tiempo en recorrer todo el complejo que las propias grutas, pero una vez que llegas a ellas, no puedes dejar de mirarlas. Cada gruta te parece mejor que la anterior, es increíble la decoración que tienen por dentro, con todo ese detalle, y los colores, impresionante! Y es más que recomendable ir con guía porque hay un montón de historias y detalles en los que fijarse en cada una de las grutas que si vas por tu cuenta te perderás.

Interior de una de las grutas Yungang

A las 12:15 salimos de las grutas y volvemos a la ciudad de Datong para visitar el monasterio Shanhua. Es interesante y estaba completamente vacío, pero tampoco es imprescindible.

De nuevo nos dejamos aconsejar por la guía y sobre las 13:00 comimos en un restaurante especializado en dumplings justo en la rotonda de la torre del tambor, en el que también podías ver cómo elaboraban los dumplings a través de un cristal. Pedimos unos dumplings de gambas buenísimos, otros de cerdo tostados por la parte de abajo que también estaban muy buenos, y un pan chino que no tenía ni punto de comparación con la “fritanga de pan chino” que nos venden en los restaurantes de España… este estaba buenísimo! Esto y 2 cervezas nos costó aproximadamente 150¥ (No llega a 20€).